El proyecto BICIMUGI ha permitido mejorar cerca de 83 km de la Ruta del Peregrino: 14 km en Pirineos-Atlánticos, siendo los 69 km restantes en Navarra. Este último corresponde a 57 km entre el collado de Organbide y Aoiz quedando los 12 km restantes dentro de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

Al acto de clausura asistieron los ocho socios del proyecto, el Departamento de Pirineos Atlánticos, Nasuvinsa-Lursarea, los municipios de Saint-Palais y Esterençuby, la Oficina de Turismo del País Vasco, la Agencia de Desarrollo y Atracción Turística de Béarn Pays Basque, la Mancomunidad de la Región de Pamplona y la Federación Europea de Ciclistas.

El proyecto BICIMUGI, cofinanciado por el Programa Interreg POCTEFA, finalizó el pasado mes de mayo, tras más de dos años de trabajo conjunto para desarrollar el cicloturismo y hacerlo accesible en un territorio rural transfronterizo atravesado por EuroVelo 3 – Ruta del Peregrino. El área que abarca este proyecto se extiende por el País Vasco en las vertientes francesa y española de los Pirineos. Es una colaboración entre el departamento de Pirineos Atlánticos y las comunidades autónomas de Navarra y el País Vasco. ECF fue socio en el proyecto, aportando experiencia europea en temas relacionados con el cicloturismo y en la evaluación de la calidad de las rutas ciclistas y el impacto económico.

La clausura brindó la oportunidad a las entidades socias del proyecto a presentar sus logros en el marco del proyecto. Para destacar están:

  • El desarrollo de kilómetros de carriles exclusivos para bicicletas que conectan los pueblos rurales con EuroVelo 3 – Ruta de los Peregrinos.
  • La creación de herramientas educativas para mejorar la promoción de la bicicleta y el cicloturismo entre los jóvenes.
  • Talleres de sensibilización ciclista destinados a niños de las escuelas rurales, mujeres, personas mayores y personas con movilidad reducida.
  • La provisión de 15 bicicletas eléctricas para residentes y visitantes en los hoteles del valle de Estérençuby.
  • La puesta en marcha de un referencial de equipamientos para facilitar a todas las usuarias, incluidas las personas con movilidad reducida, el acceso a vacaciones ciclistas.
  • La participación de dos ciclistas discapacitados en la carrera Transpyr.
  • Trabajar con los servicios y empresas existentes para desarrollar servicios amigables con el ciclismo.