ECO-CYCLE buenas prácticas: servicios para ciclistas

Nov 17, 2020

Este artículo recoge las cuatro buenas prácticas seleccionadas en el marco del proyecto ECO-CICLE y se centran en el desarrollo de servicios avanzados dedicados a cicloturistas como conexiones multimodales a lo largo de rutas ciclistas, alojamientos bike–friendly, certificaciones de viajes en bicicleta y opciones culinarias.

El proyecto ECO-CICLE, que se ejecutará desde junio de 2018 hasta junio de 2022, es un proyecto de Interreg Europa. Uno de los entregables clave de este proyecto es la selección y difusión de 12 buenas prácticas, es decir, iniciativas exitosas (por ejemplo, metodologías, proyectos, procesos o técnicas) llevadas a cabo bajo uno de los temas del Programa Interreg Europa, en este caso, el “Medio ambiente y Eficiencia de recursos”.

El enfoque en las buenas prácticas tiene como objetivo fomentar el aprendizaje interregional sobre cómo unir el cicloturismo y la protección del medio ambiente. Estas prácticas destacan grandes logros en el cicloturismo en Europa, pertenecientes a 7 categorías fundamentales: infraestructura, servicios avanzados, cicloturismo en espacios naturales, promoción, financiación, planificación y gestión e intermodalidad. Lea más en nuestros artículos anteriores de Buenas Prácticas ECO-CICLE: “Conectando Espacios mediante Redes Ciclistas” y “Buenas Prácticas ECO-CICLE: Recuperación y patrimonio de áreas protegidas”.

Este tercer y último artículo de la serie se centra en iniciativas de Eslovenia, Alemania, Francia y Bélgica.

 

Establecimiento de conexiones multimodales a lo largo de la ruta ciclista Adriabike – BikeBus y BikeBoat

Esta primera buena práctica, procedente de Eslovenia, tiene como objetivo implementar propuestas de movilidad sostenible a lo largo de las rutas ciclistas para reducir el impacto del tráfico en el medio ambiente. Se implementaron servicios de transporte multimodal en bicicleta–autobús y bicicleta–barco a lo largo de la ruta ciclista transfronteriza Adriabike, que conecta Italia y Eslovenia. Esta buena práctica pertenece a la categoría “Intermodalidad” en el marco del proyecto.

La ruta ciclista conecta un área de 1.000 km, y la mayoría de los tramos atraviesan espacios públicos y carreteras con poco tráfico para garantizar la seguridad de los ciclistas. Los servicios puestos en marcha ayudan a mejorar la movilidad transfronteriza de los ciclistas y la conectividad entre los centros urbanos y el campo. Esta práctica proviene de dos proyectos Interreg Europe: INTERBIKE e INTERBIKE II.

Ruta ciclista Adriabike

Como parte del un primer proyecto INTERBIKE iniciado en 2014, se implementó un servicio de bicicleta–autobús, que conecta Grado con Údine y Trieste. Tras el éxito de este proyecto, la Región Friuli–Venezia Giulia introdujo varias líneas de autobús para el transporte de bicicletas en los años siguientes, financiadas por la Región. Dentro del proyecto INTERBIKE II, se introdujeron dos conexiones de autobús transfronterizas para el transporte de bicicletas durante el verano de 2018 y 2019, que conectan Koper (Eslovenia) con Grado (Italia) y Cormòns (Italia). 200 ciclistas lo utilizaron en 2019.

En cuanto a la gestión, el proyecto representa el lanzamiento de una planificación de desarrollo integrado transfronterizo para el ciclismo y otras formas de movilidad en la región. También incluye el establecimiento de un comité de proyectos transfronterizos para la movilidad y el turismo sostenibles. Generalmente promueve la colaboración entre las autoridades locales y otros interesados para la preparación e implementación de estrategias de reducción de las emisiones carbono.

Sin embargo, la promoción a largo plazo de la ruta sigue siendo un desafío y debe establecerse una estructura de gestión para promover la ruta Adriabike como producto turístico y coordinar a los proveedores de servicios turísticos a lo largo de la ruta. La creación de una entidad de este tipo para garantizar el éxito a largo plazo de la ruta aún está en marcha.

Puede encontrar más información sobre la ruta ciclista Adriabike en www.adriabike.eu.

Bett+Bicicleta de ADFC (Allgemeiner Deutscher Fahrrad-Club e.V.)

Bett+Bike es una reconocida certificación iniciada por la ADFC. Su objetivo es identificar fácilmente alojamientos de alta calidad bikefriendly en Alemania y algunos países europeos. Con esta iniciativa, la ADFC también se esfuerza por hacer que los viajes en bicicleta sean, en general ,más sencillos y cómodos. Esta buena práctica fue propuesta por Aufbauwerk Region Leipzig para la categoría “Servicios avanzados”.

En el sitio web Bett+Bike y su aplicación móvil, los ciclistas pueden elegir entre 5.800 hoteles certificados, casas rurales, albergues juveniles y campings en 4.000 ciudades de Alemania y Europa. Las funciones de búsqueda permiten filtrar negocios según las necesidades del usuario y mostrarlos en un mapa.

En todos los alojamientos de Bett+Bike, los ciclistas pueden esperar en un estándar de calidad y unos servicios in–situ bikefriendly. Los requisitos del certificado Bett+Bike para el alojamiento son:

  • Posibilidad de estancia de una sola noche
  • Espacio cerrado para guardar las bicicletas durante la noche
  • Espacio para secar ropa y equipo
  • Desayuno completo
  • Información sobre ofertas para cicloturistas en la zona
  • Kit de reparación básico e información sobre talleres de reparación

Además, algunos alojamientos ofrecen acuerdos un taller de reparación de bicicletas, traslado de equipaje al siguiente alojamiento o la posibilidad de alquilar una bicicleta eléctrica.

El proyecto se inició en 1995 con 216 alojamientos, y esta cantidad ha aumentado hasta 5.800, lo que revela la creciente importancia del cicloturismo. Este rápido crecimiento supuso algunos desafíos para el cumplimiento de los estándares de calidad. Pero por otro lado, el incremento de servicios no validados como Airbnb mostró la importancia de promover la confiabilidad de la certificación Bett+Bike.

Bett+Bike Smartphone App

Esta buena práctica tiene un alto potencial de transferencia ya que la estructura de Bett+Bike, y la experiencia adquirida en la gestión de esta red, puede ser una fuente directa de inspiración para el desarrollo de redes similares en toda Europa. Además, sería un paso importante en la promoción del cicloturismo crear una red europea que conecte alojamientos bike–friendly para bicicletas y garantice un cierto nivel de calidad.

Puede encontrar más información sobre la certificación Bett+Bike en www.bettundbike.de.

LEBONPICNIC – picnics de origen local disponibles para ciclistas en Francia

LEBONPICNIC es una buena práctica procedente del departamento de Maine–et–Loire en Francia y que se centra en las buenas opciones gastronómicas para los ciclistas. Este mercado en línea conecta a los ciclistas con los productores locales de alimentos artesanales. El servicio propuesto es muy fácil de usar, ya que los clientes pueden pedir online su picnic hecho localmente y recogerlo al día siguiente, siguiendo un enfoque de “hacer clic y recoger”. Además, reúne ventajas económicas, ecológicas y sanitarias:

  • Los picnics son elaborados por artesanos con productos frescos, de temporada y locales, lo que significa que esta buena práctica apoya a las pymes locales y las tradiciones culinarias.
  • El uso de productos locales combinado con cadenas de suministro locales, los esfuerzos para evitar el desperdicio de alimentos y los envases ecológicos indican que esta buena práctica es sostenible.
  • Dado que propone un consumo de alimentos de alta calidad para los cicloturistas por no más de 11–16 € en promedio, esta buena práctica también es saludable y asequible.

Esta creciente iniciativa comprende actualmente a 34 pymes, incluidos restaurantes, panaderías y tiendas de delicatessen. Tras su establecimiento en 2016 con 16 pymes, LEBONPICNIC experimentó un crecimiento constante y ganó el premio de turismo sostenible “Palmes du Tourisme Durable” en diciembre de 2018 en la categoría Start–up por su innovación, sostenibilidad y potencial para escalar el servicio. Atendió a 1.500 clientes en 2019, el 25% volvió a ordenar nuevamente. Y actualmente está desarrollando nuevos destinos de picnic en varios departamentos franceses.

Financieramente, esta buena práctica se basa en alianzas con los destinos y comunidades locales para implementar el servicio, cuotas de membresía y comisiones sobre transacciones. Sin embargo, LEBONPICNIC busca actualmente una inversión de 200.000 € para desarrollar y escalar el servicio.

Una dificultad encontrada en el desarrollo de este servicio fue alentar a las empresas familiares a moverse al mercado online e invertir en marketing o, a veces, incluso a encontrar empresas calificadas situadas cerca de rutas ciclistas. Pero esta buena práctica tiene mucho potencial para crear pequeños circuitos de cooperación entre los turistas locales, los agricultores, las empresas alimentarias y la comunidad local. Es una buena herramienta para permitir que las pymes compitan con las corporaciones.

Puede encontrar más información sobre LEBONPICNIC en www.lebonpicnic.com.

Cycling through the Trees

La última buena práctica incluida en este artículo se aleja un poco del tema de los servicios a los ciclistas “per se“, pero sigue relacionada, ya que propone una experiencia inusual que puede transformar un simple paseo en bicicleta en una experiencia única. “Cycling through the Trees” es una buena práctica que pertenece a la categoría “Promoción” y está situada en el bosque Bosland de Hechtel–Eksel en el Limburgo belga.

Vista panorámica "Cycling through the Trees"

En este bosque se creó una experiencia ciclista con la instalación de un carril bici elevado. Este camino circular de 700 m de longitud se eleva a una altura de 10 metros y brinda a ciclistas y caminantes una sensacional experiencia del bosque de 360°. El cuidado del bosque se incluyó en los procesos de desarrollo desde el principio para asegurarse de que las intervenciones no afectarían el medio ambiente natural. También se tuvo cuidado durante el diseño del proyecto para que la estructura se adaptara bien al entorno, y el camino se sostiene por pilares de acero que simbolizan los troncos de los pinos.

El proyecto “Cycling through the Trees” está dirigido por Visit Limburg con el apoyo financiero de LSM, el municipio de Hechtel–Eksel, Visit Flanders y la provincia de Limburg. Los trabajos de diseño y construcción se llevaron a cabo entre el año 2016 y 2019 y el carril bici está abierto al público desde junio de 2019. La apertura fue un gran éxito, en parte debido a la popularidad de “Cycling through water”, otro proyecto de Visit Limburg. Esta buena práctica ganó un Iconic Award en 2019, una medalla de oro en los International Design Awards 2020 y ya ha tenido más de 200.000 visitas de ciclistas.

Esta buena práctica puede inspirar otros proyectos de ciclismo en espacios naturales similares al bosque de Bosland, ya que es un ejemplo de una intervención que amplifica el disfrute del paisaje por parte del visitante sin devaluarlo. Como parte del proyecto “Cycling through the Trees”, Bosland incluso está mejorando la gestión del bosque con un plan de gestión forestal.

Puede encontrar más información sobre “Cycling through the Trees” aquí.

Obtenga más información sobre ECO–CICLE en el sitio web del proyecto.

Artículo original