El fondo de recuperación de la UE de 750.000 millones de euros: ¿cuánto se destina a la bicicleta?

Ago 28, 2020

Después de más de 4 días de negociaciones, los 27 jefes de gobierno llegaron a un acuerdo y acordaron un presupuesto de la UE por un total de 1,82 billones de euros. El acuerdo incluye el presupuesto regular de siete años denominado «Marco Financiero Plurianual» (MFP) y el fondo de recuperación de 750.000 millones de euros, denominado «Next Generation EU» (NGEU). La ECF y sus miembros piden una distribución justa de las inversiones en el sector del transporte y continúan impulsando más proyectos ciclistas.

El NGEU está creado para ayudar a los estados miembros a lidiar con la crisis económica causada por la pandemia de la COVID–19. El propio NGEU se divide en varios fondos. El más grande e importante con diferencia es el «Fondo de Recuperación y Resiliencia» (RRF) con 672 mil millones de euros. Los Estados miembros tendrán mucho que decir sobre cómo gastar ese dinero. Aparte del requisito general de inversiones climáticas del 30%, los gastos deberían principalmente lograr la recuperación económica y crear puestos de trabajo.

Nuevas oportunidades para proyectos ciclistas

Sin embargo, el acuerdo sobre el RFF no especifica qué se entiende por inversión climática ni en qué sector económico se debería invertir el dinero. No está claro cuánto se destinará el transporte. En cualquier caso, los planes renove para automóviles, furgonetas y camiones convencionalmente deben evitarse. Sin embargo, si tales planes se introdujeran a nivel nacional para los autos eléctricos y los autos híbridos, la ECF apelaría al principio de equidad y igualdad de condiciones para modos de transporte más sostenibles, por lo que estos deberían extenderse a bicicletas (eléctricas) y otros también formas de transporte sostenible.

En respuesta a la crisis de la COVID–19, la ECF publicó «recomendaciones de la ECF para calles más saludables y seguras«. La idea de un fondo de acceso para bicicletas eléctricas de 5.400 millones de euros, así como 95.000 km de carrilesbici COVID, han encontrado mucha aceptación entre los líderes europeos y serían proyectos obvios para impulsar.

En respuesta al fondo de recuperación de la UE, la ECF recomienda:

Fondos nacionales para bicicletas eléctricas y bicicletas eléctricas de carga. Suecia y Francia son ejemplos recientes particularmente exitosos, que han demostrado que estos esquemas de subvenciones a la compra pueden aumentar sustancialmente la aceptación de las bicicletas eléctricas y que una gran parte de los viajes realizados con bicicletas eléctricas compradas en el marco de los esquemas reemplazan los viajes en automóvil. Durante la crisis de la COVID–19, Italia también introdujo un esquema de apoyo y otros países están redactando leyes o lo están considerando. Esta es una oportunidad única para generalizar estos esquemas en toda la UE y crear igualdad de condiciones para las bicicletas eléctricas en comparación con los coches eléctricos.

Infraestructuras de alta calidad para bicicletas, seguras y atractivas, incluidas las autopistas para bicicletas; Redes de carrilesbici locales, regionales y nacionales; Puentes, pasos inferiores, estaciones de estacionamiento de bicicletas en los centros de transporte público. El Reino Unido, por ejemplo, invertirá 2.200 millones de euros durante los próximos 4 años en “miles de millas de ciclovías protegidas por bordillos” para poner en marcha una revolución ciclista. La ECF anima encarecidamente a los 27 Estados miembros de la UE a que se inspiren de este ejemplo.

La bicicleta es fundamental para una recuperación sostenible. Es el único modo de transporte que responde al triple desafío de recuperación económica – creación de empleo, crisis climática y la necesidad de distanciamiento social por la pandemia de la COVID–19. Para salir de esta crisis, el fondo «Next Generation EU» de 750 000 millones de euros representa una oportunidad única. La bicicleta califica para inversiones significativas. La ECF continuará presionando por el fondo europeo de acceso a bicicletas eléctricas y los carrilesbici COVID.

Autor: Fabian Küster

Artículo original