Planificación de rutas ciclistas con éxito: EuroVelo 19 parte 1

Oct 9, 2020

Durante los próximos meses, nuestro colega Aleksander Buczyński, el Oficial de Infraestructuras de la ECF, utilizará EuroVelo 19 – Ruta ciclista del Mosa para analizar más de cerca la planificación de rutas. Para proporcionar algo de contexto, en esta primera entrega comentará los diferentes enfoques que a menudo se aplican para decidir los trazados de las rutas ciclistas.

Hay dos enfoques opuestos para planificar y diseñar rutas ciclistas, como EuroVelo 19 – Ruta ciclista del Mosa. El primero lo vemos con demasiada frecuencia, especialmente en países que apenas se está comenzando a desarrollar el cicloturismo: cuando los municipios o los amantes de la historia local y la naturaleza planifican una ruta ciclista, a menudo quieren mostrar todo lo que creen que vale la pena. Cada iglesia del siglo XVII, cada cementerio y casi cada prado tiene algo especial que ver y es imposible elegir el más interesante. A veces, puede convertirse en una cuestión política: ¿por qué la ruta visita el pueblo A y no B? Necesitamos incluir a ambos, de lo contrario, ¡el alcalde B no estará contento! ¡Todo debe visitarse con la única ruta real! Entonces, la ruta lleva de un hito o pueblo a otro, y al siguiente, y al siguiente …

Los cicloturistas de larga distancia a menudo viajan con mucho equipaje

Como resultado, el tamaño de la ruta aumenta y puede duplicarse o triplicarse fácilmente en comparación con las estimaciones iniciales. Algunos hitos son remotos y de difícil acceso, por ejemplo, en la cima de una colina. También hay muchos obstáculos que superar entre hitos, como carreteras en mal estado, calles concurridas o intersecciones peligrosas. Debido a la mayor longitud del recorrido, no hay suficiente presupuesto ni capacidad para resolver todos estos problemas. Además, una ruta complicada no es claramente legible. Si se pierde una señal, los usuarios pueden seguir una dirección equivocada o dar vueltas en círculos.

¿”La ruta del guía turístico loco” o una ruta principal con rutas secundarias?

Este tipo de enfoque puede ser apodado de manera algo peyorativa como “La ruta del guía turístico loco”. El “guía turístico loco” quiere mostrarlo todo a todos, sin tener en cuenta el esfuerzo que supone para el turista. Seamos honestos: la mayoría de los turistas se contentan con visitar sólo una iglesia al día y después disfrutar de una buena comida o una bebida. El exceso es malsano y, sobre todo, aburrido.

Lo contrario a este enfoque es un sistema con rutas principales y secundarias claras. La ruta principal, la “columna vertebral”, no solo debe ser atractiva, sino también lo más directa y sencilla posible. Las rutas secundarias o locales conducen a hitos que son un poco remotos o más difíciles de alcanzar. Por lo tanto, un diseño de red de este tipo puede servir a diferentes usuarios, con intereses, edades, tipos de bicicletas, duración de las vacaciones, constitución física y experiencia muy diferentes.

Izquierda: "La ruta del guía turístico loco"; derecha: ruta principal con rutas secundarias

De esta manera, un principiante o una familia con niños puede recorrerla tranquila y simplemente seguir la ruta principal. Los usuarios con un poco más de experiencia pueden explorar las rutas secundarias, pero en caso de mal tiempo, problemas técnicos o de salud, también pueden volver a la ruta principal e ir rápidamente al siguiente atracadero o estación de tren. Los cicloturistas experimentados también aprovecharse de la ruta principal para llegar fácilmente a la ruta lateral que más les interesa. Los cicloturistas de larga distancia, que viajan por Europa con mucho equipaje, pueden transportarlo fácilmente de un lugar de pernoctación a otro a través de la ruta principal y luego explorar el área sin equipaje por las rutas secundarias o a pie.

En la segunda parte de esta serie, Aleksander Buczyński analizará EuroVelo 19 – Ruta ciclista del Mosa como un ejemplo de buena práctica del enfoque de ruta principal al compartir sus consejos personales para recorrer la ruta en bicicleta.

Texto y fotos: Aleksander Buczyński

Artículo original