¿Saldrá el sol para el sector del cicloturismo después de una primavera golpeada por la COVID?

Jun 8, 2020

Con una contribución de más de 500000 empleos a la economía europea, el sector del cicloturismo está comenzando a ver la luz al final del túnel, pero es esencial para mantener a flote a las empresas. Para saber más sobre el impacto de la COVID-19 en el sector del cicloturismo, la ECF contactó a algunos operadores turísticos para conocer de primera mano la situación.

En los últimos meses, Europa ha sufrido el impacto sanitario y económico de la peor pandemia en un siglo. Lo que comenzó a principios de marzo como una crisis de salud, que todavía está afectando a varios países europeos, se ha convertido cada vez más en una crisis social y económica en las últimas semanas.

Como advirtió la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) al comienzo de la crisis, el sector turístico ha sido uno de los más afectados por el brote de la COVID-19. Altamente dependientes de la libre circulación de personas, la seguridad y la certidumbre, las empresas turísticas luchan por recuperarse después de perder casi todo el inicio de la temporada.

INCERTIDUMBRE

Las cancelaciones y aplazamientos de reservas han sido, previsiblemente, la tendencia general durante abril y mayo. Si bien la primavera generalmente representa alrededor de un tercio de la actividad anual para la mayoría de los operadores turísticos consultados, este año se sintió como un largo invierno. Muchos de ellos vieron una caída completa en los niveles de actividad y las cancelaciones han continuado hasta junio debido a la incertidumbre (por ejemplo, el levantamiento de las restricciones a los controles de desplazamientos y fronteras). Sin embargo, muchos clientes están posponiendo sus vacaciones o cambiando de viajes internacionales a viajes locales.

“La temporada de primavera se perdió y no se recuperará, pero a partir de mediados de julio la situación parece mejor”, nos dijo por teléfono Chus Blázquez de Rutas Pangea. “Afortunadamente, la mayoría de los operadores turísticos se benefician de tener clientes muy leales y son muy comprensivos con la situación”, agregó.

Bertiz
SIGUE PEDALEANDO

Un primer paso para todas las empresas fue mantenerse a flote y sobrevivir al impacto del choque la COVID-19. Muchas empresas de cicloturismo en todo el continente tuvieron que implementar liquidez temporal y/o acceder bajo las condiciones financieras favorables introducidas por muchos gobiernos. Otros negocios han estado confiando en sus buenos años anteriores para mantenerse económicamente a flote.

Si hay una opinión que todos los consultados querían compartir, es que sus clientes también han jugado su parte: ‘Quiero agradecer a nuestros clientes que han sido muy comprensivos y nos han brindado su apoyo en este mes difícil. Esperamos poder apoyarlos en sus planes de viaje lo antes posible nos dijo Fabien Leduc de Abicyclette Voyages por correo electrónico.

Y esto es algo que ha sido clave para el sector. Debido a la crisis de la COVID-19, todos han tenido la oportunidad de detenerse, mirar a su alrededor y hablar entre ellos. En diferentes países europeos, se han organizado seminarios web y cumbres de ciclismo en línea para abordar la situación e incluso se han establecido las mejores prácticas y condiciones, como proteger la lealtad de los clientes (facilitar las cancelaciones o el intercambio de las vacaciones por cupones) en un sector donde a menudo existe una estrecha relación con los clientes.

SUMMER, VERANO, ÉTÉ, ESTATE, SOMMER, LETO

El turismo nacional y local salvará este verano. Esta es una de las visiones más compartidas por los operadores de ciclismo. Aquellos que tradicionalmente han dependido en gran medida de turistas de EE.UU., Canadá, Asia o América Latina tendrán que encontrar rápidamente nuevas audiencias. Todos están de acuerdo en que el turismo nacional será su objetivo principal este año, ya que los viajeros evitarán los viajes de larga distancia que requieren el uso de aviones: “Hemos cancelado la mayoría de nuestros viajes internacionales y nos enfocaremos este año en rutas nacionales. También es una oportunidad para explotar el turismo interno en España”, dijo Jesús Blázquez de Rutas Pangea.

Los clientes están muy bien informados sobre la situación y las reservas pueden ocurrir en el último minuto una vez que haya más certeza (por ejemplo, claridad en las prohibiciones de viaje, cancelación de las cuarentenas, etc.). Muchos piensan que también podríamos tener unas vacaciones de verano más largos (muchos clientes podrían irse de vacaciones a finales de verano).

Vía Verde del Plazaola

Además, la mayoría de los operadores turísticos ofrecen cancelación gratuita este verano vinculada a la COVID-19 para superar las preocupaciones de los clientes sobre la reserva cuando aún persiste la incertidumbre.

¿Y qué hay del futuro?

“Ahora esperamos más ayuda del gobierno”, destacó un operador turístico. “Esta situación nos ha unido y aumentará la visibilidad del cicloturismo. Ahora somos parte de un debate público más amplio”, otro propietario de un negocio nos afrimó por teléfono.

Como uno de los más afectados por el brote de la COVID-19, el sector turístico espera subsidios y, lo que es aún más importante, seguridad en los próximos meses. Los gobiernos de la UE a nivel local están trabajando en planes para tratar de responder a esta petición brindando apoyo al sector turístico (subsidios, campañas de promoción, facilidades financieras, regulaciones más flexibles …).

Las decisiones tomadas en las próximas semanas y meses nos ayudarán a responder la pregunta: ¿es la era posterior a la COVID-19 una oportunidad para que destaque el cicloturismo?

Si sabe de medidas diseñadas para apoyar el cicloturismo y el ciclismo de ocio en estos momentos, estaremos encantados de tener noticias suyas. Por favor, póngase en contacto con EuroVelo@ecf.com.

Todas las fotografías © Rutas Pangea